miércoles, 18 de octubre de 2017

"" UNA VISIÓN CLARA ""

22 octubre 2017
Lectura: Lucas 19

Una visión clara - nuestra motivación y nuestro gozo

Consideren el lazo que existe entre los conceptos de la visión, la motivación y el gozo. Yo diría que todos necesitamos una visión clara que nos motive, lo cual se hace una fuente de gozo no solo para el futuro sino también para el día de hoy.

Es correcto que se nos instruye en lo que deberíamos y no deberíamos hacer. Es correcto y necesario entender nuestras fallas y  examinar nuestras motivaciones. Es esencial evitar lo que interrumpe en la carrera en Cristo. Pero nada de esto nos vale de nada si no nos fijamos a dónde vamos. ¿Por qué? Porque si no vemos lo que hacemos, si no sabemos a dónde vamos o ni siquiera queremos, no vamos a ningún lugar. Pronto perdemos la motivación si no hay destino.

Así que pensemos en nuestro destino, objetivo y visión. Por ejemplo, si planeamos una visita a otra parte para conocer un río o parque, primero tenemos en mente el destino final. Segundo, empezamos a organizar el transporte y el costo. Si vamos en bus ¿dónde lo abordamos y dónde tomamos el otro? ¿Cuándo sale y regresa? ¿Hay lugares  peligrosos? ¿A quién podemos preguntar para más detalles? ¿Podemos llevar un mapa? La probabilidad de llegar al destino a tiempo, sin incidente y con calma es proporcional al nivel de preparación. Aun sabiendo el destino, si dejamos la preparación, perdimos tiempo buscando el lugar en vez de progresar. Además, corremos el  riesgo de no llegar al destino.

Sin duda que vemos el valor de la visión hablando de lo literal. ¡Cuánto más  vale la pena tener una clara visión clara respecto a nuestra vida espiritual! Y con el destino del reino de Dios (y en adelante lo definiremos con detalle), ¿qué mejor motivación podemos esperar?

Claro que Jesús poseía una visión bien clara desde muy joven. Decimos que nos reunimos y cesamos  las actividades cotidianas para recordarnos de él. Y recordando a Jesús es recordar todo lo que representa -- el por qué y quién fue. Y debemos preguntarnos ¿por qué recordar todo esto? Para amoldarnos a  él. Y si tu respuesta es así, pregúntate: ¿Estoy  con el  mismo gozo que  mi hermano mayor? (Heb 12:2). Tomemos en cuenta  Hebreos 12:3 que termina así: “... para que no se cansen ni pierdan el ánimo”.

Cuando Zaqueo no pudo ver, no se dio por vencido. Al contrario, Zaqueo subió a un árbol para ver a Jesús (Lucas 19). ¿Qué hacemos nosotros para ver a nuestro salvador? Enfrentado con el desafío de la vista bloqueada, Zaqueo hizo lo necesario para aclarar su visión. Qué buena lección para nosotros. Aun más, Lucas 19 nos dice que la salvación viene con esta visión clara:

9 —Hoy ha llegado la salvación a esta casa —le dijo Jesús—, ya que éste también es hijo de Abraham.
10 Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Zaqueo no fue hijo de Abraham por su linaje, sino por su fe, tuvo raíces en una visión clara. El buscó, encontró y fue motivado por lo que vio.

Jesús nos cuenta una parábola que también toca el punto de la visión, la de 3 siervos que no la compartían igual. Qué gran contraste entre la percepción del último en comparación con  los dos primeros. Pero para entender la visión de cada siervo, hay que preguntarnos:

¿Qué visión tenían de su Señor?
¿Cómo fueron motivados por lo que veían?

Los primeros 2 siervos percibieron a un Señor que busca el esfuerzo no perfecto sino sincero. El último vio a un maestro duro y exigente y se dio por vencido aun sin ni siquiera haberlo intentado. Es probable que su pensamiento fuese  así: “No alcanzaré la perfección entonces no vale la pena intentarlo.”

Pensando en estos puntos de vista muy diferentes me hace preguntar:

¿Cómo vemos a nuestro Dios?
¿Le tenemos miedo y temor solamente?

O reconozcamos su misericordia y gracia para con nosotros y aún más cuando consideramos el sacrificio de su hijo. Y que esto nos obliga, como dice Pablo en 2 Corintios 5:

14 El amor de Cristo nos obliga, porque estamos convencidos de que uno murió por todos, y por consiguiente todos murieron.15 Y él murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió por ellos y fue resucitado.

Y reconociendo otra vez el gozo que Cristo tuvo en mente mientras tanto, ¿enfocamos en el gozo que ha de venir, ahora y para siempre? Pensemos en el gozo otra vez. ¿Qué significa realmente? Pablo nos explica un poco en 1 Tes 2:

19 En resumidas cuentas, ¿cuál es nuestra esperanza, alegría o motivo de orgullo delante de nuestro Señor Jesús para cuando él venga? ¿Quién más sino ustedes? 20 Sí, ustedes son nuestro orgullo y alegría.

Entendemos por lo menos  dos definiciones de la alegría o el gozo: el gozo del futuro reino de Dios y el gozo de hoy. ¡Y Pablo atribuye la fuente de este gozo a los creyentes! Consideren el concepto que el gozo de hoy viene de compartir con nuestros hermanos y hermanas el gozo que esperamos en el futuro. Es decir que compartimos una medida del gozo del reino, hoy en día. ¿Cómo? —me preguntas. Volveré a clarificar lo que consiste el gozo verdadero más adelante, pero consideren que Juan también enseñó del gozo en 3 Juan 1:

3 Me alegré mucho cuando vinieron unos hermanos y dieron testimonio de tu fidelidad, y de cómo estás poniendo en práctica la verdad.4 Nada me produce más alegría que oír que mis hijos practican la verdad.

La alegría de Juan vino de observar a los creyentes “practicando la verdad”. Y compartimos gozo uno con el otro al percibir algo del gozo del futuro -- suponiendo que de verdad  es nuestra meta y visión. Y para que nunca olvidemos esto creo que es de suma importancia  citar los versículos  de Isaías 51:

7 »Escúchenme, ustedes que conocen lo que es recto; pueblo que lleva mi *ley en su *corazón:
   No teman el reproche de los *hombres, ni se desalienten por sus insultos, 8 porque la polilla se los comerá como ropa y el gusano los devorará como lana. Pero mi justicia permanecerá para siempre;
      mi salvación, por todas las generaciones.» 9 ¡Despierta, brazo del Señor! ¡Despierta y vístete de fuerza! Despierta, como en los días pasados,  como en las generaciones de antaño. ¿No fuiste tú el que despedazó a *Rahab,  el que traspasó a ese monstruo marino?10 ¿No fuiste tú el que secó el mar,
      esas aguas del gran abismo? ¿El que en las profundidades del mar hizo un camino para que por él pasaran los redimidos? 11 Volverán los rescatados del Señor, y entrarán en Sión con cánticos de júbilo;
      su corona será el gozo eterno.  Se llenarán de regocijo y alegría, y se apartarán de ellos el dolor y los gemidos.
Versículo 7 empieza con el punto clave: la ley de Dios debe morar en el corazón. Sin duda Cristo estaba pensando en versículos como estos cuando hablaba de “acumular tesoros en el cielo” (Mat 6) y cuando concluyo: “donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.” Me debo preguntar, ¿dónde está mi corazón?

Si tenemos puesto en frente de nosotros el gozo eterno de versículo 11, tal visión nos ayudará a acumular el “tesoro en el cielo”. Que nunca subestimemos  nuestra necesidad y el poder de una visión clara en la cual podemos confiar.

José fue otro hombre quien tuvo una visión bien clarita. Bajo la luz de Lucas 19:17, José básicamente actuó en su vida la parábola del siervo fiel:

"¡Hiciste bien, siervo bueno! —le respondió el rey—. Puesto que has sido fiel en tan poca cosa, te doy el
gobierno de diez ciudades."

José sufrió mucho, probando su fe en Dios y, en fin, se le fue dada autoridad sobre todo el mundo ‘civilizado’ en aquel entonces, primero que él fue solo Faraón. Veo mucha semejanza de los dos siervos fieles quienes doblaron su inversión inicial. Ellos aumentaron su inversión así como José mostró crecimiento en su vida. José tuvo una visión del plan de Dios y su propósito se rebeló en su vida,  a pesar de sus circunstancias. De hecho, creo que los sueños de José los cuales leemos en Génesis 37 fueron razones claves de su resistencia. Esos sueños fueron más que una simple profecía, mas le dieron a José la dirección, el enfoque y la claridad que le permitiría perseverar. Consideren el estímulo de fe que  habría sido el ver a sus hermanos cumpliendo sus sueños mientras se postraron ante el buscando alimento en Egipto durante la sequía.

Que descripción más adecuada para José es Mateo 6:33:

Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.

Este versículo aunque sea muy bien conocido y repetido es mucho más que “un versículo lindo”,  es una receta de gozo, crecimiento y realización.

Ahora bien, quisiera enfatizar el efecto de la visión clara en la vida de José. Aunque leemos mucho de José, no encontramos ninguno de sus pecados  documentado en las escrituras. La Biblia abunda de ejemplos para nuestro aprendizaje. Aprendemos de ejemplos de malas decisiones, errores y pecados. También nos enseñan ejemplos de buenas decisiones, fortalezas y cualidades piadosos. José es un ejemplo de esta última categoría. José tuvo una visión que  lo llevó a través de todos los desafíos. Además, para nosotros José fue una visión de  alguien  con el carácter piadoso. José es una visión de aquel que ha sido limpiado. No digo que José nunca pecó. Al contrario, Romanos 3:23 dice:

Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.

Mas, quiero decir que José es la visión del tipo de persona que queremos convertirnos, por sus buenas cualidades. Lo digo en el sentido de Isaías 1:18:

»Vengan, pongamos las cosas en claro   —dice el Señor—. ¿Son sus pecados como escarlata?
    ¡Quedarán blancos como la nieve! ¿Son rojos como la púrpura?  ¡Quedarán como la lana!

De esta manera también nos blanquea de nuestros pecados el sacrificio de nuestro salvador, Jesucristo. Y esta vida de tribulaciones nos hace crecer para prepararnos para el reino de Dios. Pero este tipo de crecimiento no  viene sin una visión clara.

¿Cómo le ayudó la visión a José específicamente? Trabajó bien duro. Se acuerdan que fue vendido a  esclavitud y aun peor, por sus hermanos. Pero nunca se quejó. Perdono a los demás aunque (de un punto de vista humano) habría tenido toda la razón de culpar a Potifar por acusaciones falsas, por encarcelarle o a sus hermanos por haberle vendido y puesto en circunstancias tan horribles. Pero nunca se dio por vencido. En vez de culpar a los demás vemos en José los principios de paciencia, perdón, perseverancia, fe y amor.

Las experiencias de José le prepararon para la eternidad. ¿Es nuestro destino también?

Volviendo al concepto de gozo y que es en particular, hay que preguntarse, ¿en qué pensamos al considerar el reino de Dios? ¿Es un lugar? ¿Trata de personas? ¿Tiene que ver con cambios físicos y medioambientales? Decimo que sí respecto a todo lo mencionado. Pero más que todo este  reino de Dios se trata de quienes seremos en aquella época que ha de venir. Otra vez, esto es lo que le preocupo a José.

Miren  “las bienaventuranzas” que aparecen en Mateo 5 desde versículo 3 al 12. El pasaje menciona diferentes tipos de personas, todas con la visión puesta en “el reino de Dios”. ¿Pero de qué consiste? El reino de Dios consiste de personas que han intentado desarrollar cualidades como las que vemos en estos versículos, como: bondad, generosidad, conciencia piadosa, humildad, dedicación, simpatía, misericordia, consideración, paciencia, fe, confianza y perseverancia.

La visión de una esperanza segura nos ayuda a desarrollar estas cualidades sabiendo que en el futuro reino de Dio serán perfeccionadas estas cualidades en nosotros. Es decir que tendremos este gozo de perfeccionar estas características en el futuro medioambiente de paz y justicia. La naturaleza humana nos brinda oportunidades de dudar pero  tiremos a un lado toda duda dando lugar a la certeza del regreso de Jesús. Debe ser el faro que nos ilumina la senda adecuada de nuestras vidas.

Empezamos con una consideración del gozo que motivó a Jesús. Con el entendimiento que el gozo es más que solo un sentimiento, tiene sentido lo que dice Jesús en Juan 15:

10 Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, así como yo he obedecido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.11 Les he dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa.

Qué alegría o gozo más completo de uno que tiene su raíz, no en un sentimiento superficial, sino con fundamentos de las cualidades de Dios cuyas cualidades vemos en José y aún más en Jesús. Nosotros podemos tener este gozo como ya consideramos en 1 Tes 2:19-20, si nuestra visón no tambalea. Pablo sigue hablando de la visión clara contando de sus prisiones y tribulaciones en Hechos 20:24:

Más de ninguna cosa hago caso, ni estimo mi vida preciosa para mí mismo; solamente que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

Pablo no solo buscó la salida más rápida a sus problemas. Sino que tampoco tuvo como  motivación  placeres temporales de la vida diaria como si fuera un premio de haber salido de tal aflicción. La visión de Pablo y su gozo, así como Cristo, se enfocó en las buenas nuevas del reino de Dios. Nosotros necesitamos ver más allá de nuestras pruebas y aflicciones. ¿Pero cómo? —me preguntas. Requiere la planificación. Hay que conscientemente poner el evangelio delante de nosotros. Si no tenemos un plan o un mapa para llegar al reino, no llegaremos.

No digo esto como si fuera fácil enfrentar  toda adversidad así con esta actitud. Pero sí lo digo para enfatizar el punto con la cual empecé: necesitamos una visión y un plan de llegar.

Que incomparable esperanza compartimos y que alegría y gozo disfrutamos por medio de  nuestro salvador quien tuvo una visión firme implementando el plan divino de su Padre. Este sentimiento se refleja en 1 Juan 1:3 Les anunciamos lo que hemos visto y oído, para que también ustedes tengan comunión con nosotros. Y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo.4 Les escribimos estas cosas para que nuestra alegría sea completa.

Que cada uno de nosotros  resuelva aclarar la visión, a agarrarla bien firme,  no dejándola nunca.

Hermano Jeff Hibbs (Canadá)

martes, 17 de octubre de 2017

ALEGATO DE FE

18 de Abril, 2017 · ALEGATO DE FE
VERACES Y FIELES A LO ESCRITO
CUANDO EL MESÍAS ANTES DE ASCENDER AL PADRE, ENCOMENDÓ LA EXPANSIÓN DE LA BUENAS NUEVAS DEL REINO A SUS PRIMEROS DISCÍPULOS Y APÓSTOLES. QUEDÓ ESTABLECIDO EL MINISTERIO DE LAS ENSEÑANZAS DEL REINO DEL PADRE Y DIOS DE NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR.
...EL QUE CREYERE Y FUERA BAUTIZADO EN MI NOMBRE, SERÁ SELLADO PARA SALVACIÓN, Y EL ESPÍRITU DE LA VERDAD DEL PADRE, HABITARÍA EN CADA UNO DE LOS NUEVOS CREYENTES, ESE PODER LOS AYUDARÍA CADA DÍA, A PERMANECER FIRMES EN LA FE QUE LES PRE...DICARON LOS PRIMEROS DISCÍPULOS Y EL MAGISTERIO APOSTÓLICO: LOS DOCE DEL CRISTO.
...ESE MAGISTERIO DEL APOSTOLADO QUEDÓ EXTINGUIDO CON LA MUERTE DE JUAN EL AMADO DEL MESÍAS.
...ESO QUIERE DECIR. QUE DESDE LA MUERTE DEL ÚLTIMO APÓSTOL DEL MESÍAS. ESE MAGISTERIO QUEDÓ OBSOLETO, EN EL SENTIDO NO DE LA ENSEÑANZA DE LAS BUENAS NUEVAS DEL REINO. SINO, QUE AL CONCLUIR LA VIDA, DE TODOS AQUELLOS TESTIGOS DE LA MUERTE Y RESURRECCIÓN DEL MAESTRO; Y HASTA LA FECHA. JAMÁS HA HABIDO NINGÚN TESTIGO PRESENCIAL DE ESTOS HECHOS HISTÓRICOS QUE NARRAN LOS EVANGELIOS Y LAS EPÍSTOLAS PASTORALES DE LOS TESTIGOS DEL CRISTO.
...DESDE ENTONCES Y HASTA EL DÍA DE HOY. SÓLO EJERCEMOS FE EN EL TESTIMONIO ESCRITO DE LOS EVANGELIOS Y DE LAS CARTAS EPISTOLARES DE ESOS TESTIGOS PRESENCIALES DE LA MUERTE DE SU MAESTRO Y SU POSTERIOR RESURRECCIÓN.
...QUEDA CLARO POR TANTO, QUE NADIE QUE SE LLAME APÓSTOL DESDE ESOS HECHOS HISTÓRICOS, PUEDE SER UN VERDADERO PROFETA O REPRESENTANTE DE LA VERDAD UNA VEZ DADA A LOS SANTOS, SEGÚN Judas, verso 3.
...AHORA BIEN: ¿EN NUESTRO SIGLO QUÉ CLASE DE TESTIGOS O QUÉ CLASE DE CREYENTES VERACES SOMOS, SI NUNCA PRESENCIAMOS LA MUERTE Y RESURRECIÓN DEL MESIAS DE ISRAEL?
...SÓLO PODEMOS ESTABLECER NUESTRA FE EN EL EVANGELIO DEL REINO DEL PADRE JUSTO, MEDIANTE NUESTRA ACEPTACIÓN FORMAL, DE QUE TODOS ESOS TESTIMONIOS QUE HAN QUEDADO ESCRITOS EN LOS EVANGELIOS Y EN LAS CARTAS EPÍSTOLARES, FUERON REALMENTE ESCRITOS VERACES DE ESOS ACONTECIMIENTOS HISTÓRICOS, NARRADOS POR LOS PRIMEROS DISCÍPULOS Y APÓSTOLES LEGALES DEL MESÍAS DE ISRAEL Y DE TODO AQUEL QUE SE ARREPIENTE DE SUS PECADOS, Y SE ACOGE POR FE OBEDIENTE AL TESTIMONIO DE LOS TESTIGOS DE ESOS HECHOS HISTÓRICOS.
...Y AHORA LOS VERDADEROS CREYENTES EN MESÍAS DE ISRAEL Y FUTURO GOBERNANTE MUNDIAL; EN EL MILENIO PRÓXIMO A ESTABLECERSE EN LA TIERRA DE LOS VIVIENTES. SOMOS PERSONAS DE FE OBEDIENTE A ESTOS ESCRITOS HISTÓRICOS DE LOS TESTIGOS DEL MESÍAS, DE SU VIDA, MUERTE Y RESURRECCIÓN.
...Y ES ASÍ, ACEPTANDO ESTA VERDAD BÍBLICA, QUE NOSOTROS, MEDIANTE FE OBEDIENTE, NOS ARREPENTIMOS DE NUESTRA VIDA PASADA Y PECAMINOSA. RECIBIMOS PERDÓN DE PECADOS, NOS BAUTIZAMOS EN NOMBRE DEL MESÍAS, Y RECIBIMOS EL SELLO DEL ESPÍRITU DE LA VERDAD, Y ASÍ VIVIMOS EN SANTIDAD CADA DÍA, CONFORMANDO NUESTRA MENTE Y ESPÍRITU, A SU GUÍA BENDITA; HASTA EL REGRESO DEL MAESTRO.
...NUESTRO TESTIMONIO ES: UNA VIDA TRANSFORMADA POR FE OBEDIENTE AL ÚNICO Y VERDADERO DIOS Y DE MESÍAS NUESTRO SEÑOR Y REDENTOR. Amén.

¿QUÉ ES EL EVANGELIO?

¿Qué Es El Evangelio? 
Cuadro de textoEs bueno ver que se ha tomado el tiempo para considerar el mensaje de la Biblia. Quizá usted es precavido en cuanto a religión; asiste a la Iglesia, sigue los ritos y tradiciones y en eso estaríamos de acuerdo. La Biblia enseña que Dios vive en los corazones de hombres y mujeres que oyen Su palabra. Las únicas ceremonias que deberíamos seguir son aquellas que la Biblia misma explica – y hay muy pocas en la Biblia. El ser bautizado por inmersión en agua y el partimiento del pan cada semana en memoria de Jesús son de las dos mas importantes. 
O quizá usted es solo una persona común que quiere a Dios en su vida, pero no quiere profundizar mucho en ello. Esto es probablemente verdad en muchos de nosotros que leemos un folleto religioso, vamos a una charla bíblica o tenemos alguna conversación acerca de la Biblia. Es maravilloso creer en Dios y que seguramente existe. Pero hay mucho mas esprando ser decubierto – estudiando Su palabra, la Biblia, podemos llegar a conocerle y ser parte de Su plan eterno. Este libro fue escrito por Su Espíritu influenciando a la gente que lo escribió – no son solamente las palabras de hombres, como cualquier otro libro y es por eso que vale la pena estudiarlo. 
O quizá usted piensa que ya lo sabe todo; ha leído la Biblia y la ha entendido. Pero si realmente es honesto, hay algo que aún le falta. Es ese sentimiento vacío, ese temor al futuro, la falta de certeza acerca de nuestro destino final... esa duda que es como una sombra que sigue a la mayoría de los hombres y mujeres hasta la tumba. A usted le diríamos: Inténtelo nuevamente. Quizá la interpretación humana se ha mezclado con su consideración de la Biblia. Vuelva al texto bíblico en sí mismo. 
O quizá usted ve a la Cristiandad como solo “una aventura intelectual”; otro pasatiempo con el que distraerse por un tiempo, otra fascinación, otro pueblo en el camino que lleva a la tumba igualmente. La vida es muy corta para tener esta actitud cínica. Un día usted será puesto en la tumba, si, el terrible día de la muerte le llegará. Dele al texto bíblico una justa consideración ahora mismo. Por favor, unicamente para su propio beneficio, dedique unos cuantos minutos de su vida para al menos meditar en lo que la Biblia le dice. 

Me permite ahora plantear la pregunta... ¿Que Es El Evangelio? 
Por favor abra su Nuevo Testamento en Mateo 1:1. Este es el comienzo de la explicación del evangelio según Mateo, donde leemos: 
Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham. 
No es prescisamente lo que hubieramos esperado. Dice que Jesús es el descendiente de David y Abraham, y esto, para Mateo es el comienzo del evangelio. El apostol Pablo lo consideró de la misma manera, leamos Gálatas 3:8: 
Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones. 
Asi que el evangelio es lo que se le prometió a Abraham, eso es lo que dice Pablo, y si podemos entender lo que Dios le prometió a Abraham, podemos entender lo que es el evangelio. Vayamos al Antiguo Testamento y veamos lo que Dios dijo a Abraham. Iremos al primer libro de la Biblia; Génesis 17:8: 
Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra en que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos. 
Entendemos que a Abraham se le dijo que el y sus hijos vivirían por siempre en la tierra. Vemos que la vida eterna es una idea que viene del Antiguo Testamento, y siendo que el mensaje escencial de la Biblia es el mismo de principio a fin… ¿cómo puede ser esto posible? Vayamos a Génesis 22:17,18: 
De cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que esta en la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos. En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz. 
Abraham tendría un hijo que sería la fuente de bendición a todo el mundo. Ahora, la manera de entender la Biblia es ver como ella se refiere a sí misma y nos da la interpretación. Veamos que estas mismas palabras que acabamos de leer son citadas en el Nuevo Testamento – en Hechos 3:25,26. Vayamos ahí y encontremos la interpretación. 
Vosotros sois los hijos de los profetas, y del pacto que Dios hizo con nuestros padres, diciendo a Abraham: En tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra. A vosotros primeramente, Dios, habiendo levantado a su Hijo, lo envió para que os bendijese, a fin de que cada uno se convierta de su maldad. 
Asi que, ¿quién es la simiente de Abraham? Jesús, y ¿cuáles son las bendiciones que el hará posible para hombres y mujeres en todo el mundo? La bendición del perdón de pecados y salvación. Vayamos mas adelante a Gálatas 3:16: 
Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo. 
Vemos que la simiente de Abraham es un solo hombre, singular, Jesús. Pero, ¿cómo un solo hombre se puede convertir en muchos, tantos como las estrellas en el cielo? Leamos Gálatas 3:27-29. 
Porque todos los que hebéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa. 
Vemos que solo aquellos que han sido bautizados en Cristo tienen parte en estas promesas – las promesas de vida eterna aquí en la tierra. Es por eso que debemos ser bautizados ¡si es que queremos ser salvos! Pablo se refirió a esta esperanza como “la esperanza de Israel” (Hechos 28:20). Cuando enfrentó a la muerte, esta era su esperanza. Entonces, ¿qué es el bautismo? No es rociar, el Nuevo Testamento esta escrito en griego y la palabra traducida “bautismo” realmente significa sumergir. Era usada refiriendose a un barco hundiéndose o siendo sumergido o una pieza de tela siendo teñida de un color a otro por medio de inmersión. Demos un vistazo a Mateo 3:13-16. 
Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para se bautizado por él. Mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, y tú vienes a mi? Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó. Y Jesús, despues que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos fueron abiertos, y vio al Espítitu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. 
Dice que Jesús “subió luego del agua” lo que significa que primero descendió al agua. El fue bautizado siendo adulto, no siendo aún un bebé, por inmersión, no por rocío y es por eso que el bautizo se llevó a cabo en un rio y si el fue bautizado, entonces nosotros también deberíamos serlo. Este procedimiento de ser sumergido y luego subir del agua significa la muerte y resurrección de Jesús y que hemos decidido hacer nuestra su muerte y resurrección. Esta es la razón por la que tiene que ser por inmersión y no por rocío. Vea Romanos 6:3-5: 
O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; 
Es por esto que le hacemos un llamado a ser bautizado – hágalo un propósito en su vida. ¡Aceptar a Jesucristo! Al ser bautizado en Jesús nos convertimos en parte de El y por lo tanto las promesas se aplican a nosotros y cuando el regrese, seremos resucitados, juzgados y entonces, si hemos vivido fielmente de acuerdo a la palabra de Dios, se nos dará la vida eterna que ahora El tiene. Viviremos por siempre en el reino de Dios aquí en la tierra. Si usted cree en esto entonces la vida tiene un nuevo significado. Cualquier problema material que tengamos, nos daremos cuenta que es solo temporal y cuando Cristo regrese nos dará una nueva y eterna vida. Es por esto que en la Biblia y en Cristo hay ESPERANZA verdadera. La esperanza venidera es tan grande que nuestros problemas actuales no parecen tan grandes. 
Pero, ¿cómo es posible que este hombre Jesús nos puede salvar? El fue nuestro representante ante Dios y es por eso que debemos ser bautizados en su muerte y resurrección; porque el fue como nosotros. Veamos Hebreos 2:14-18: 
Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él tambien participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham. Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo secerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados. 
Note de paso que el diablo no es un animal o dragón. Aquí es usado como personificación del pecado “porque la paga del pecado es la muerte” (Romanos 6:23), pero aquí también leemos que el diablo “tiene el imperio de la muerte”. Necesitamos luchar contra nuestra propia naturaleza, no contra un ser invisible fuera de nosotros. El versículo 14 dice la misma cosa varias veces – El también participó de lo mismo, la misma naturaleza que nosotros. Pero muchos grupos ‘Cristianos’ enseñan que hay tres Dioses en una Trinidad y uno de ellos es Jesús. Pero esto no es lo que dice la Biblia. De acuerdo con Hebreos, es muy importante que tengamos un entendimiento correcto acerca de Jesús. El era de nuestra misma natutaleza. El escritor inspirado de Hebreos lo señala 4 veces! El fué tentado al igual que nosotros. Y, ¿cómo es que nosotros somos tentados? Por nuestra propia naturaleza. Veamos Santiago 1:13-15: 
Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte. 
Esto significa que Jesús tenía nuestra naturaleza humana. Dice que Dios no puede ser tentado, pero Jesús fué tentado, dice Hebreos. Así que Jesús no podía ser Dios mismo, el fue un hombre, el Hijo de Dios por nacimiento, el descendiente de David y Abraham a través de María. Por otro lado, Dios no puede nacer; pero Jesús nació. Dios no puede morir; pero Jesús murió. Nosotros no podemos ver a Dios; pero los hombres vieron y tocaron a Jesús. Jesús tampoco existió antes de su nacimiento. El era el hijo de Dios a través de María. Veamos Lucas 1:31-35: 
Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a Luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin. Entonces María dijo al angel: ¿Cómo será esto? Pues no conozco varón. Respondiendo el ángel le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altisimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios. 
Note todas las oraciones ¡en futuro! El será el Hijo de Dios, María concebirá en su vientre – aquí es donde Jesús comienza, aunque la idea, el logos de Jesús había estado con Dios desde el principio. Note que María es solo una mujer común. Jesús era descendiente de Abraham y David y esto solo podía ser posible porque su madre era una de sus descendientes. Si Jesús fuera Dios, entonces María es la madre de Dios y no solamente una mujer común. Si la Biblia enseña que Jesús es el Hijo de Dios y tambien el “Hijo del Hombre”, el descendiente de Abraham y David a través de María, es evidente que María fue una mujer común. Así que todo o nada – un sistema de creencias verdaderas o un sistema de creencias falsas. Es importante creer lo que es correcto, porque la doctrina afecta la manera en que vivimos. Demos un vistazo a Hebreos 4:15,16: 
Porque no tenemos un sumo secerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. 
Porque Jesús compartió nuestra naturaleza, por lo tanto podemos orar con confidencia a través de El a Dios. No necesitamos un secerdote humano, un edificio o un pastor para hacer nuestras oraciones aceptables. 
Ahora podemos sumarizar lo que hemos analizado: 
1. Hay un solo Dios, no una ‘Trinidad’ 
2. Jesús es el Hijo de Dios, no Dios mismo. El no existió antes de nacer. El tuvo todas nuestras tentaciones y experiencias humanas pero nunca pecó. El dió Su vida por nosotros en una muerte dolorosa pero porque El nunca pecó, Dios lo resucitó de los muertos. 
3. A través del bautismo en Cristo por inmersión en agua siendo adultos, compartimos Su muerte y Su resurrección. 
4. Cuando Jesucristo regrese seremos resucitados, juzgados y recompensados con vida eterna en Su Reino – el cual será establecido aquí en la tierra. Este reino será como el mundo era en el jardín del Edén, cuando Dios creó al hombre – y aún mejor. Todos los problemas que hay ahora en la tierra – guerras, hambruna, tristeza, y aún la muerte misma, finalmente terminarán – por siempre. 
5. Después de la muerte estamos inconscientes – ‘infierno’ simplemente significa ‘sepulcro’. 
6. El alma no es inmortal; somos hechos del polvo y al polvo regresamos. El espíritu es el poder de vida dentro de nosotros, el cual Dios recoge cuando morimos. No continuamos existiendo en ninguna forma consciente después de la muerte. 
7. ‘Satanás’ es el símbolo de los malos deseos humanos en nosotros, contra el que debemos luchar; no es el nombre de un dragón o monstruo que exista. Dios es 100% poderoso; no comparte su poder con ‘satanás’. Todos nuestros problemas vienen de Dios, no de ‘satanás’ y por lo tanto hay un propósito positivo en ellos. 
8. Al leer la Biblia por nosotros mismos podemos encontrar el verdadero camino a Dios. 
Le hago un llamado a estudiar esto y no descansar hasta que haya llegado a conocer lo que es el evangelio verdadero. Espero que estudie nuestro curso bíblico gratuíto y se proponga ser bautizado algún día por inmersión en agua. Entonces usted seguramente tendrá la esperanza de vida eterna. No podemos imaginar lo que es la vida eterna. Yo solo puedo imaginar una línea larga, larga con no fin que se extiende a la distancia y nosotros nos encontramos a solo unos milímetros de su comienzo. Esta puede ser nuestra esperanza si estamos bautizados en Cristo Jesús y vivimos en El. Le pido a usted tomar seriamente todo esto y no tratarlo como una mera religión, como una cosa ordinaria. 
Duncan Heaster 
APRENDA A LEER LA BIBLIA DE UNA FORMA EFECTIVA 
SIN COSTO ALGUNO 
Hay una Biblia pero muchas iglesias. Le sugerimos la necesidad de leer la Biblia por sí mismo para encontrar su mensaje verdadero. Creemos que hay un solo Dios verdadero y que Jesús es el Hijo de Dios, que compartió nuestra naturaleza y que debemos ser bautizados por completa inmersión para beneficiarnos de Su muerte y Su resurreccion. Pronto El regresará a establecer el reino de Dios en la tierra (no en el cielo). Por favor, complete la forma siguiente para recibir un folleto gratuíto que le ayudará en su estudio de la Biblia. 

 
Nombre:___________________________________________________ 
 Dirección:__________________________________________________ 
______________________________Tel:_________________________ 
 CONTACTAR CON: VALENTIN NÚÑEZ RIVERO, Apartado de Correos, núm, 2. 46035, Benimament, Valencia, España 
+34642621530